Boletín semanal

Boletín nº49 18/12/2018

CONSULTAS FRECUENTES

¿Si mi cartera de valores registra pérdidas debo contabilizar un deterioro o llevarlo directamente al resultado del ejercicio?

Mateo Amando López, Departamento Contable-Fiscal de SuperContable.com - 18/12/2018

img_ct_01

En primer lugar hemos de reseñar que tanto las empresas que utilizan el Plan General Contable Pyme (PGCPyme) como el Plan General Contable Normal (PGC) deben clasificar sus activos financieros en unas categorías a efectos de su registro y valoración contable.

Así, en función de la categoría asignada en el registro inicial de la inversión financiera actuaremos de una u otra forma.

Si se trata de activos financieros mantenidos para negociar, a fecha de cierre del ejercicio se valorarán por su valor razonable con imputación de los cambios en dicho valor directamente en la cuenta de pérdidas y ganancias. Por lo tanto, ante una pérdida realizaríamos el siguiente asiento:

Registro Contable - Libro Diario Debe Haber
(663) Pérdidas por valoración de activos y pasivos financieros por su valor razonable XXX
a (25-/54-) Inversión financiera mantenida para negociar XXX

Por el contrario, si se trata de activos financieros a coste o a coste amortizado, a fecha de cierre del ejercicio se seguirán valorando por su coste en el primer caso o por su coste amortizado en el segundo, por lo que en caso de pérdidas debemos registrar el correspondiente deterioro de valor, suponiendo que el mismo sea reversible. El asiento a realizar vendría dado de la siguiente forma:

Registro Contable - Libro Diario Debe Haber
(696) Pérdidas por deterioro de participaciones y valores representativos de deuda a largo plazo XXX
a (296) Deterioro de valor de participaciones en el patrimonio neto a largo plazo XXX
a (297) Deterioro de valor de valores representativos de deuda a largo plazo XXX

Recuerde que...

Los activos mantenidos para negociar tendrán una incidencia directa en la tributación mientras que las correcciones valorativas por deterioro son un gasto no deducible a efectos del Impuesto sobre Sociedades, por lo que a la hora de presentar el modelo 200 no podemos olvidar realizar el correspondiente ajuste extracontable positivo. De esta forma la deducibilidad de la pérdida registrada en los activos financieros a coste o a coste amortizado se diferirá hasta que se produzca la venta o transmisión del activo.

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información