Retribuciones de los Administradores

Retribuciones de los Administradores



    Otro detalle a tener en consideración para el cierre del ejercicio, sobretodo por la modificación normativa que se produce a partir de 1 de Enero de 2015, es la posible imputación como gasto fiscal de las retribuciones de los administradores de la sociedad.

    El artículo 15.e) de la LIS establece:

    "No tendrán la consideración de gastos fiscalmente deducibles:

    (...)

    e) Los donativos y liberalidades.

    (...)

    Tampoco se consideran comprendidos en letra e) las retribuciones a administradores por el desempeño de funciones de alta dirección u otras funciones derivadas de un contrato de carácter laboral con la entidad"
.

    Por otro lado, la Ley de Sociedades del Capital (LSC) establece en su artículo 217 que, salvo que los estatutos sociales establezcan lo contrario, con carácter general el cargo de administrador será gratuito. "El importe máximo de la remuneración anual del conjunto de los administradores en su condición de tales deberá ser aprobado por la junta general y permanecerá vigente en tanto no se apruebe su modificación".

    En este sentido, si los estatutos establecen el carácter gratuito del cargo de administrador (o no establecen nada), no será fiscalmente deducible el pago que la entidad haga a los administradores, pues se consideraría como una liberalidad, al no ser obligatorio el pago por los servicios que aquellos prestan a la entidad. Ahora bien, para los periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2015, se dispone de forma expresa que no se entiende como liberalidad las retribuciones a los administradores por el desempeño de funciones de alta dirección, por lo que aun cuando los estatutos establezcan el carácter gratuito de las labores de los administradores, de la literalidad de la LIS parece deducirse que en todo caso esas retribuciones son fiscalmente deducibles; además, si el administrador hubiese formalizado un contrato retribuido de alta dirección con la entidad para el desempeño de las actividades de dirección, gestión, administración y representación de la misma, aunque se trate de funciones propias del cargo de administrador, esas retribuciones tienen la consideración de gasto fiscalmente deducible. (Recordemos que para los periodos impositivos iniciados antes del 1 de enero de 2015, el pago a las funciones de alta dirección no se consideraba deducible si los estatutos establecían el carácter gratuito de las funciones del administrador).

    Concluyendo, para periodos impositivos iniciados a partir del 1 de enero de 2015 la retribución de los administradores por el desempeño de funciones de alta dirección u otras funciones derivadas de
un contrato de carácter laboral con la entidad, aunque los estatutos establezcan el carácter gratuito de los mismos es un gasto fiscalmente deducible.





Art. 15 LIS Ley 27/2014. Gastos no deducibles.
Art. 217 LSC RDL 1/2010. Remuneración de los administradores.

Siguiente: Sociedades Agrarias de Transformación

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información