¿Tiene alguna ventaja "sacar" a los trabajadores del ERTE o es preferible esperar?.

Corona_Apoyo

Los cierto es que responder a esta cuestión de una forma inequívoca solamente resultará posible por aquellas personas que dispongan de la información directa y fiable de un determinado negocio, pues si bien (como veremos) existen determinados incentivos para reincorporar a los trabajadores a su actividad, será la propia demanda de productos y servicios y la recuperación o acercamiento a los niveles de actividad previos a la crisis por el Coronavirus, el principal factor determinante y condicionador de esta decisión, además del límite temporal fijado en la norma publicada que como ya adelantamos se fija para el 30 de junio de 2020.

Hemos de recordar previamente a nuestros lectores que de acuerdo con el artículo 24 del Real Decreto-ley 8/2020, los ERTEs por fuerza mayor derivados del COVID-19 están exonerados de cotizar en el 75% de las aportaciones empresariales para las empresas que a 29 de febrero de 2020 tuvieran más de 50 trabajadores en alta en la Seguridad Social y del 100% para las que tuvieran menos de 50 trabajadores.

Se prorrogan los ERTE por fuerza mayor hasta 30 de junio de 2020 para empresas que no puedan reanudar su actividad por causas de fuerza mayor.

Así, la publicación del Real Decreto-ley 18/2020, de 12 de mayo, de medidas sociales en defensa del empleo, "pone en liza" una nueva variable que habremos de incluir en la "coctelera" de factores que nos permitan tomar la decisión más adecuada para nuestra entidad: el ahorro en las cotizaciones a la Tesorería General de la Seguridad Social -TGSS-. Pues bien el referido Real Decreto-ley 18/2020 ha establecido una serie de medidas extraordinarias en materia de cotización a la Seguridad Social que buscan incentivar la reincorporación de los trabajadores a aquellas empresas en las que ya resulta posible la reapertura y que pasamos a estructurar en el siguiente cuadro informativo:

FUERZA MAYOR TOTAL Existen causas que impiden el reinicio de la actividad Menos de 50 Trabajadores Exoneración del 100% de la aportación empresarial con fecha tope el 30 de junio, aunque se podría prorrogar "en atención a las restricciones de la actividad vinculadas a razones sanitarias que subsistan llegado el 30 de junio".
50 o más trabajadores Exoneración del 75% de la aportación empresarial con fecha tope el 30 de junio, aunque se podría prorrogar "en atención a las restricciones de la actividad vinculadas a razones sanitarias que subsistan llegado el 30 de junio".
FUERZA MAYOR PARCIAL (pueden recuperar parcialmente la actividad) Trabajadores que reinician actividad Menos de 50 Trabajadores
  • Exoneración del 85% de la aportación empresarial devengada durante el mes de mayo.
  • Exoneración del 70% de la aportación empresarial devengada durante el mes de junio.
50 o más trabajadores
  • Exoneración del 60% de la aportación empresarial devengada durante el mes de mayo.
  • Exoneración del 45% de la aportación empresarial devengada durante el mes de junio.
Trabajadores con actividades suspendidas Menos de 50 Trabajadores
  • Exoneración del 60% de la aportación empresarial devengada durante el mes de mayo.
  • Exoneración del 45% de la aportación empresarial devengada durante el mes de junio.
50 o más trabajadores
  • Exoneración del 45% de la aportación empresarial devengada durante el mes de mayo.
  • Exoneración del 30% de la aportación empresarial devengada durante el mes de junio.

A estos efectos interesa detallar:

  • Para el cómputo de trabajadores se tiene en cuentra el existente de de alta en la TGSS a fecha 29 de Febrero de 2020.
  • Estas bonificaciones se aplicarán, en el caso de trabajadores que reinicien su actividad, a partir de la fecha de efectos de la renuncia y de los periodos y porcentajes de jornada trabajados desde ese reinicio; en el caso de trabajadores que continuen con sus actividades suspendidas, a partir de la fecha de efectos de la renuncia y de los periodos y porcentajes de jornada afectados por la suspensión.
  • La fecha tope de estas bonificaciones será el 30 de junio de 2020, aunque se podría prorrogar por Consejo de Ministros "en atención a las restricciones de la actividad vinculadas a razones sanitarias que subsistan llegado el 30 de junio".
  • Tendrá la consideración de fuerza mayor temporal las suspensiones y reducciones de jornada que tengan su causa directa en pérdidas de actividad ocasionadas por el COVID-19, incluida la declaración el estado de alarma, que impliquen suspensión o cancelación de actividades, cierre temporal de locales de afluencia pública, restricciones en el transporte público y, en general, de la movilidad de las personas y las mercancías, falta de suministros que impidan gravemente continuar con el desarrollo ordinario de la actividad, o bien en situaciones urgentes y extraordinarias debidas al contagio de la plantilla o la adopción de medidas de aislamiento preventivo decretados por la autoridad sanitaria, que queden debidamente acreditados.

Conclusión:

  • Se opta por incentivar la reincorporación de los trabajadores al permitir unos porcentajes de exoneración en el pago de las cotizaciones por parte de la empresa mayores para los trabajadores que retoman la actividad respecto a los que todavía siguen incluidos en el ERTE.
  • En Mayo y Junio no existe exoneración total de cuotas salvo para empresas de menos de 50 trabajadores con causas que impidan el reinicio de la actividad.
SistemaRED

Estas bonificaciones habrán de ser solicitadas a través del Sistema RED de la Tesorería General de la Seguridad Social -TGSS- mediante una declaración responsable (sobre la situación de fuerza mayor total o parcial, así como de la identificación de las personas trabajadoras afectadas y periodo de la suspensión o reducción de jornada) que debe ser presentada antes de solicitar el cálculo de la liquidación de cuotas correspondiente.

Decidir

De esta forma, desde un punto de vista económico, el empresario deberá valorar la diferencia de coste que supone la reincorporación o no de un determinado trabajador o trabajadora (25% en términos porcentuales de ahorro en la Seguridad Social en empresa de menos de 50 trabajadores y un 15% en el resto) y la utilidad o valor añadido que su trabajo reporta en función de la evolución de la demanda que de sus productos o servicios se va produciendo hasta 30 de junio de 2020, fecha en la que, en general, finalizan este tipo de bonificaciones y las prestaciones de los trabajadores en los términos establecidos en el Real Decreto-ley 8/2020.

Reincorporación = Ahorro en Cotizaciones a TGSS + Valor Añadido del Trabajo realizado - Nóminas

Comparte sólo esta página:

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información