Inicio  Documentos  Comentarios
 Cuentas Consolidadas: Etapas para la Formulación de las Cuentas Consolidadas (II)
 

Tras haber dado la semana anterior las pautas para que conozcan los límites y condiciones que obligan a las empresas a formular las cuentas anuales consolidadas, este comentario va orientado a describir cuáles son los pasos fundamentales para una adecuada consolidación contable.

Según el Real Decreto 1159/2010 de 17 de septiembre por el que se aprueban las NOFCAC, la formulación de las cuentas consolidadas consta de tres etapas:

1.- Homogeneización

Esta etapa se realiza en los tres métodos de consolidación aplicables (método de integración global, proporcional y puesta en equivalencia). La homogeneización exige que:

a) Las cuentas de las distintas sociedades que van a consolidar estén expresadas en la misma moneda (en la de la sociedad dominante), por lo que si hay empresas extranjeras habrá que expresar sus estados financieros en dicha moneda.

b) Las cuentas estén referidas al mismo periodo temporal.

Por ejemplo, si las cuentas de la matriz abarcan el ejercicio 2010, las de las sociedades participadas tienen que corresponder a este mismo periodo. No obstante, si se acaba de adquirir una participación en una sociedad que entra a consolidar, su cuenta de resultados se integrará desde la fecha de la compra.

c) Las distintas sociedades utilicen los mismos criterios contables que la dominante. Por ejemplo, si la matriz amortiza sus edificios en 20 años y sus equipos informáticos en 5 años, estos mismos criterios se aplicarán al resto de sociedades.

d) Las operaciones entre empresas deben estar contabilizadas por el mismo importe en las sociedades que han intervenido, es decir, si una sociedad ha vendido a la otra mercancías por 10.000 euros, ambas tendrán que tener contabilizadas esta operación por dicho importe.

e) Las cuentas de las sociedades que consolidan tienen que presentar la misma estructura y utilizar los mismos términos contables. Antes de proceder a la agregación de las cuentas de las sociedades que consolidan (siguiente etapa) habrá que verificar que se cumplen estos criterios de homogeneidad y si no fuera así, habrá que realizar los ajustes necesarios.

 

2.- Agregación

Se suman las distintas partidas de balance y de la cuenta de resultados de las sociedades que consolidan. Esta segunda fase se aplica en los métodos de consolidación por integración global y por integración proporcional, si bien en este segundo método los importes correspondientes a las sociedades multigrupo van ponderados por el porcentaje que posee en ellas la dominante.

En el método de consolidación por puesta en equivalencia no se realiza esta agregación, sino que se elimina del balance de la dominante el valor contable de la participación y se sustituye por el porcentaje que le corresponde de los fondos propios de la sociedad participada.

 

3.- Ajustes o eliminaciones

Una vez obtenido el balance agregado se procede a realizar una serie de ajustes o eliminaciones con el fin de depurar las posibles operaciones entre las sociedades del grupo, así como los resultados (positivos o negativos) generados en éstas.

En la preparación de las cuentas consolidadas se trata el conjunto del grupo como si fuera una empresa individual, de ahí que se elimine esta operatoria interna.

Estos ajustes se realizan en los tres métodos de consolidación, si bien cada uno de ellos presenta sus propias peculiaridades.

Aunque se requiere una mayor profundización (a realizar en otros comentarios posteriores), a título de ejemplo podemos señalar los siguientes:

a) Eliminación inversión financiera - Fondos propios de las sociedades dependientes: La participación de la matriz (o de otra sociedad del grupo) en la sociedad dependiente figura contabilizada en su activo en la rúbrica "participaciones en empresas del grupo" y representa una parte de los fondos propios de la sociedad participada. Ambas partidas se eliminan.

b) Operaciones internas de compra-venta de mercaderías:

Una sociedad vende mercaderías a otra del grupo obteniendo un beneficio. Esta operación se contabiliza en la cuenta de resultados de la primera como "venta" y en la de la segunda como "compra". Ambas partidas se eliminan, para evitar "inflar" la actividad del grupo con operaciones internas.

Si la compra aún no se ha pagado, su importe figurará en el balance de la primera en la partida de "clientes" y en el de la segunda en la de "proveedores". Ambas partidas también se eliminan.

Por último, si la sociedad vendedora ha obtenido un beneficio en esta operación también hay que realizar un ajuste y eliminarlo.

Todas estas operaciones internas se han calificado en una forma de las grandes sociedades de evadir impuestos, ya que a través de transacciones entre las sociedades del grupo se consigue reducir el beneficio de unas y pagar por tanto menos impuestos e incluso hay otros casos en los que los dirigentes establecen el domicilio social de la sociedad matriz en aquellos países donde los impuestos o son muy reducidos o disfrutan de importantes rebajas fiscales. Este tema ha levantado una gran preocupación en la actualidad.

c) Amortización de los fondos de comercio (elementos intangibles de la empresa que implican valor) que se hayan podido generar en la adquisición de estas participaciones.

d) Otros.

Dpto. Contable de RCR Proyectos de Software.

Este comentario es una cortesía de la Página Web Supercontable.com

Comparte sólo esta página:

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información