Sociedad inactiva. Concepto.

SOCIEDADES INACTIVAS


    Hablamos de sociedades inactivas para referirnos a aquellas entidades que cesan su actividad económica sin proceder a su disolución, quedando en una especie de letargo a la espera de ser reactivadas o liquidadas completamente.

    Cada vez son más las entidades que se quieren cerrar pero el elevado coste, tanto administrativo como económico, que supone disolver y liquidar una sociedad hoy día en España hace que muchos socios y/o administradores opten por dejarlas inactivas.

    Dejar una sociedad inactiva es bastante sencillo y puede tener ciertas ventajas respecto a mantener la sociedad en funcionamiento cuando no se realiza actividad alguna y se atraviesa una coyuntura económica, si bien también conlleva varias obligaciones que suelen dejarse de lado y no debemos olvidar.

    El hecho de estar inactiva sólo es a efectos de la actividad económica, con las connotaciones que ello conlleva por supuesto, pero la sociedad sigue existiendo y por tanto la Administración, ya sea Hacienda o el Registro Mercantil, va a exigir que se cumplan los requisitos formales y materiales que la ley obliga a cualquier sociedad en función de su naturaleza, de tal forma que de no realizarlas podemos encontrarnos ante el hecho de tener que satisfacer sanciones y multas que agraven aun más la situación. Es verdad que con este tipo de sociedades es común que pasen la mano por encima pero confiarse puede llegar a ser un error fatal.



Cómo dejar una sociedad inactiva.

Siguiente: Cómo dejar una sociedad inactiva.

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información