Liquidación del patrimonio del concursado.

LIQUIDACIÓN DEL PATRIMONIO DEL CONCURSADO


    La apertura de la fase de liquidación puede producirse en diferentes momentos del proceso concursal, a instancia del deudor, de un acreedor o de la administración concursal.

    Procederá de oficio en los siguientes supuestos:
  1. En el auto de apertura del concurso consecutivo cuando el concursado sea una persona física no empresario.


  2. Cuando no se haya presentado ninguna propuesta de convenio o no hayan sido admitidas a trámite las que hubieran sido presentadas.


  3. Por haberse declarado por resolución judicial firme la nulidad del convenio aprobado.


  4. Al declarado por resolución judicial firme el incumplimiento del convenio.
    La situación del concursado durante la fase de liquidación será la de suspensión del ejercicio de las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio.

    El deudor deberá pedir la liquidación cuando, durante la vigencia del convenio, conozca la imposibilidad de cumplir los pagos comprometidos y las obligaciones contraídas con posterioridad a la aprobación de aquél. Presentada la solicitud, el juez dictará auto abriendo la fase de liquidación. Si el deudor no solicitara la liquidación durante la vigencia del convenio, podrá hacerlo cualquier acreedor que acredite la existencia de alguno de los hechos que pueden fundamentar una declaración de concurso.

    Dentro de los quince días siguientes al de notificación de la resolución de apertura de la fase de liquidación, la Administración concursal presentará al juez un plan para la realización de los bienes y derechos integrados en la masa activa del concurso que, siempre que sea factible, deberá contemplar la enajenación unitaria del conjunto de los establecimientos, explotaciones y cualesquiera otras unidades productivas de bienes y servicios del concursado o de algunos de ellos.

    Durante los quince días siguientes a la fecha en que haya quedado de manifiesto en la oficina judicial el plan de liquidación, el deudor y los acreedores concursales podrán formular observaciones o propuestas de modificación. Transcurrido dicho plazo, el juez, según estime conveniente para el interés del concurso, resolverá mediante auto aprobar el plan en los términos en que hubiera sido presentado o introducir en él modificaciones. Contra este auto podrá interponerse recurso de apelación.

    Desde la apertura de la fase de liquidación, la Administración Concursal emitirá informes trimestrales informando de la situación de las operaciones liquidatorias.

    Deducidos de la masa activa los bienes y derechos necesarios para satisfacer los créditos contra la masa y con cargo a los bienes no afectos a privilegio especial o al remanente que de ellos quedase una vez pagados estos créditos, se atenderá al pago de aquellos que gozan de privilegio general, por el orden establecido en el artículo 91 de la Ley Concursal y, en su caso, a prorrata dentro de cada número. Una vez satisfechos éstos, se procederá al pago de los ordinarios. Los subordinados (artículo 92) comenzarán a abonarse una vez cancelados los créditos ordinarios.

    En paralelo a la liquidación, el juez determina si el concurso es tachado como culpable o como fortuito.



- Fase de liquidación en el concurso de acreedores
- Declaración del concurso de acreedores.
- Esquema del proceso para solicitar la exoneración del pasivo insatisfecho.



- Art. 142 Ley 22/2003. Apertura de la liquidación a solicitud del deudor, del acreedor o de la administración concursal.
- Art. 143 Ley 22/2003. Apertura de oficio de la liquidación.
- Art. 148 Ley 22/2003. Plan de liquidación.
- Art. 154 Ley 22/2003. Pago de créditos contra la masa.
- Art. 155 Ley 22/2003. Pago de créditos con privilegio especial.
- Art. 156 Ley 22/2003. Pago de créditos con privilegio general.
- Art. 157 Ley 22/2003. Pago de créditos ordinarios.
- Art. 158 Ley 22/2003. Pago de créditos subordinados.

Siguiente: Conclusión del concurso de acreedores.

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información