Deducción autonómica por rehabilitación de viviendas destinadas a alquiler en nucleos rurales. IRPF Castilla y León.

REHABILITACIÓN DE VIVIENDAS DESTINADAS A ALQUILER EN NÚCLEOS RURALES CASTILLA Y LEÓN 2020



Los contribuyentes podrán deducirse el 15 por 100 de las cantidades invertidas en actuaciones de rehabilitación de viviendas que supongan la mejora de las instalaciones de suministro e instalación de mecanismos que favorezcan el ahorro de agua, así como la realización de redes de saneamiento separativas en el edificio que favorezcan la reutilización de las aguas grises en el propio edificio y reduzcan el volumen de vertido al sistema público de alcantarillado. La deducción tendrá un límite máximo de 20.000 Euros.


REQUISITOS PARA LA DEDUCCIÓN

  • La vivienda debe estar situada en una población de Castilla y León que, en el momento de la adquisición o rehabilitación, NO exceda de 10.000 habitantes, con carácter general, o de 3.000 habitantes si dista menos de 30 kilómetros de la capital de la provincia.


  • El concepto de rehabilitación de viviendas es el recogido en el artículo 20.Uno.22.B de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, o norma que le sustituya.


  • El coste total de las obras a que se refiera el proyecto exceda del 25 por 100 del precio de adquisición de la edificación si se hubiese efectuado aquélla durante los dos años inmediatamente anteriores al inicio de las obras de rehabilitación o, en otro caso, del valor de mercado que tuviera la edificación o parte de la misma en el momento de dicho inicio. A estos efectos, se descontará del precio de adquisición o del valor de mercado de la edificación la parte proporcional correspondiente al suelo.


  • El valor de la vivienda, a efectos del impuesto que grave la adquisición, debe ser menor de 135.000 Euros.


  • Que durante los cinco años siguientes a la realización de las actuaciones de rehabilitación la vivienda se encuentre alquilada a personas distintas del cónyuge, ascendientes, descendientes o familiares hasta el tercer grado de parentesco del propietario de la vivienda.


  • Si durante los cinco años previstos, se produjeran periodos en los que la vivienda NO estuviera efectivamente alquilada, la vivienda se encuentre ofertada para el alquiler de acuerdo con los requisitos que se establezcan mediante orden de la consejería competente en materia de hacienda.


  • Que la fianza legal arrendaticia se encuentre depositada conforme lo establecido en la normativa aplicable.


  • Que el importe del alquiler mensual NO supere los 300 Euros.
El importe del alquiler mensual será la renta que libremente estipulen las partes, y por los conceptos que se pacten. Si en el contrato NO se hace estipulación en contra, los gastos generales de la vivienda, tales como IBI, tasas municipales, gastos de comunidad, etc., correrán a cargo del arrendador, de acuerdo a la normativa civil que regula la materia; si en el contrato de alquiler se pacta la repercusión de esos gastos, serán por cuenta del arrendatario y formarán parte del importe del alquiler.





Siguiente: Deducción autonómica por donaciones para la investigación sociosanitaria. IRPF Región de Murcia.

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos