¿Puedo despedir si mi empresa recibe ayudas económicas por la guerra de Ucrania?

Publicado: 04/04/2022

Boletin nº 14 - Año 2022


Imagen Titulo

En lo que va de año, nos hemos acostumbrado a "levantarnos cada mañana” con una nueva publicación legal que trate de responder a las situaciones de excepcionalidad que vivimos y que afectan, en mayor o menor medida, a las relaciones laborales de empresas y trabajadores de nuestro país. Una de las preguntas planteadas por nuestros clientes desde el fin de la séptima y previsiblemente “última prórroga” de los ERTEs por Covid, que se produjo el 28 de febrero es: ¿se puede despedir a partir del 1 de marzo?

En el citado comentario analizamos los pormenores de la situación y concluimos que ahora sí se permite que una extinción, en la que la empresa alude causa objetiva de despido, pueda declararse procedente y que, en definitiva, a grandes rasgos, sí se podía despedir.

Sin embargo, la publicación del nuevo Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, ofrece un conjunto de medidas de protección para empresas que resulten afectadas por la coyuntura macroeconómica por todos conocida, y aborda, de nuevo, la prohibición de despedir.

La pregunta que intentamos resolver ahora es:

¿Con la entrada en vigor del Real Decreto-ley 6/2022, se puede despedir a un trabajador por causas objetivas?

La respuesta dependerá de si se está o no disfrutando de las ayudas que esta norma ofrece. El Real Decreto no impide “per se” despedir, lo que sí hace es vincular el disfrute de la línea de ayudas extraordinarias a la prohibición de extinguir contratos de trabajo. Es decir, si su empresa, afectada por el incremento del precio del gas, la electricidad, el combustible o por el precio o escasez de materias primas, se acoge a las ayudas gubernamentales, no podrá extinguir contratos aludiendo razones objetivas hasta, como mínimo, el 30 de junio de 2022.

¿Cuáles son estas medidas y a qué empresas afectarán?

Hablamos de una serie de ayudas directas a los sectores productores de materias primas (sector primario: agrícola, ganadero y pesquero fundamentalmente) y las destinadas a empresas y profesionales especialmente afectados por la subida de los precios de los carburantes y de la energía.

Se incluyen a su vez, unos aplazamientos en el pago de cuotas de la Seguridad Social y por conceptos de recaudación conjunta para los sectores del transporte urbano y por carretera, y el marítimo y pesquero, en los mismos términos que el aplazamiento que ya previó el Real Decreto 4/2022 para empresas y autónomos del campo afectados por la sequía. En estos casos los aplazamientos se aplicarán a los siguientes plazos:

  • En el caso de empresas del transporte: de abril a julio de 2022.
  • En el caso de autónomos transportistas: de mayo a agosto de 2022.
  • Para empresas y autónomos del mar: de marzo a junio de 2022.

El Real Decreto aprueba también una línea de avales a la financiación concedida por entidades de crédito, como medidas de apoyo al tejido económico y empresarial afectado por la crisis, de hasta 10.000 millones de euros hasta el 31 de diciembre de 2022.

Esta es una síntesis de las medidas más relevantes que nos trae la norma, más allá de la muy recomendable lectura y análisis del Real Decreto para aquellas empresas que quieran o necesiten acogerse a esta vía de protección.

Por tanto, el disfrute de las medidas de apoyo que el Real Decreto-ley 6/2022 ofrece a empresas afectadas por el conflicto bélico en Ucrania, será incompatible con que se produzcan en la empresa extinciones objetivas alegando incremento de los costes energéticos. Tampoco podrán aludir para despedir razones relacionadas con la guerra, las empresas que tengan a trabajadores en situación de reducción de jornada o suspensión de contratos a través de los ERTEs, regulados en el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores.

Sepa que si su empresa extingue contratos mientras está disfrutando de estas ayudas, debe acreditar que: o responde a razones disciplinarias o que de ser una extinción objetiva, no guarda relación con el conflicto bélico en Ucrania. El incremento de los costes de las materias primas, electricidad o combustible no justificarán el cese del trabajador.

En caso de incurrir en despido por razones objetivas mientras se disfruta de esta protección, se enfrentaría a la devolución de las prestaciones recibidas, así como a la posible declaración del despido como improcedente o incluso nulo, debiendo la empresa tener en cuenta las consecuencias económicas que pueden derivarse de estas situaciones: indemnización por despido, readmisión, salarios de tramitación, etc.

Comparte sólo esta página:

Síguenos