La readmisión en el despido improcedente

LA READMISIÓN DEL TRABAJADOR EN EL DESPIDO IMPROCEDENTE


    No podemos finalizar el tratamiento del despido improcedente sin hacer, al menos, una breve referencia a la posibilidad prevista de, una vez declarado o reconocido el despido como improcedente, readmitir al trabajador despedido.

    En este caso, lo primero que hay que dejar claro es que, con carácter general, la decisión de readmitir o no al trabajador despedido es de la empresa.

    

Solo si la empresa no optase por la readmisión o la indemnización, se entiende por Ley que procede la readmisión.



    No obstante, si el trabajador despedido fuera un representante legal de los trabajadores o un delegado sindical, la opción entre la readmisión o la indemnización corresponde al trabajador. De no efectuar la opción, se entenderá que lo hace por la readmisión. Cuando la opción, expresa o presunta, sea en favor de la readmisión, ésta será obligada. Además, en este caso, tanto si el trabajador opta por la indemnización como si lo hace por la readmisión, tendrá derecho a los salarios de tramitación.

    Y en cuanto a la readmisión, señala el Artículo 56 del Estatuto de los Trabajadores que cuando el despido sea declarado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, podrá optar entre la readmisión del trabajador o el abono de la indemnización establecida legalmente. Y añade el apartado 2 del artículo que "2. En caso de que se opte por la readmisión, el trabajador tendrá derecho a los salarios de tramitación. Estos equivaldrán a una cantidad igual a la suma de los salarios dejados de percibir desde la fecha de despido hasta la notificación de la sentencia que declarase la improcedencia o hasta que hubiera encontrado otro empleo, si tal colocación fuera anterior a dicha sentencia y se probase por el empresario lo percibido, para su descuento de los salarios de tramitación."

    Es decir, si el despido se declara improcedente, la empresa puede readmitir al trabajador y debe abonarle los salarios de tramitación, en los términos previstos en la norma. En cambio, si el despido se reconoce por la empresa como improcedente no es normal que se opte por la readmisión, y menos tras la reforma laboral de 2012, porque la empresa tendría que asumir el abono de los salarios de tramitación; mientras que, si se opta por la indemnización, no hay que abonar salarios de trámite.



Estatuto Trabajadores Artículo 56 Despido Improcedente



STS Sala Social 7632/2010 RCUD. Despido. Trabajador que pretende presentarse como candidato. Despido anterior a la presentación de la candidatura. Proceso electoral ya iniciado. Conocimiento de la empresa de su intención. Despido improcedente. Posible derecho a optar del trabajado.

Salarios de tramitación



¿Sabe qué es y cómo funciona el derecho de opción de la empresa?



Escrito ejercitando la opción de readmisión en despido improcedente
Escrito ejercitando la opción de indemnización en despido improcedente

Siguiente: Orden de 16 de septiembre de 1998, fomento del empleo estable de mujeres en profesiones y ocupaciones con menor índice empleo femenino

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos