Deducción en renta de retenciones no practicadas o mal practicadas por el retenedor.

Deducción en Renta de las retenciones no practicadas por el retenedor.



    Se puede dar el caso que el obligado a retener, por error u omisión, no haya realizado la retención que le correspondería hacer al contribuyente del impuesto. En este caso nos podríamos preguntar lo siguiente: ¿se puede deducir en Renta un importe que no se retuvo pero que se debió haber retenido?.

    Inicialmente podemos contestar que SÍ a dicha pregunta, si bien es cierto que para que esta circunstancia pueda producirse en los términos enunciados en la misma, deben cumplirse una serie de requisitos de los cuales deja constancia una reciente Resolución del Tribunal Económico Administrativo Central -TEAC-, concretamente la Resolución 00219/2019 de 26 de Abril de 2022, que sirve para reiterar un criterio que ya se veía constatado en distintas Sentencias de diferentes Tribunales de Justicia.
      
    En concreto según el TEAC, para poder deducir en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas -IRPF- una retención que no fue practicada por el retenedor pero que debió haberse realizado, son necesarios los siguientes requisitos:

  1. Que este derecho se ejercite en la propia autoliquidación, en la que el perceptor haya declarado el rendimiento íntegramente percibido en modo tal que esté sujeto a retención.

  2. Que la retención no se hubiera practicado o lo hubiera sido por un importe inferior al debido, por causa imputable exclusivamente al retenedor u obligado a ingresar a cuenta.


    Veamos uno por uno estos requisitos:

Que se ejercite en la propia Autoliquidación.


    Efectivamente el TEAC se justifica en distintas Sentencias y jurisprudencia de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo, para establecer que el derecho del perceptor a deducirse la retención que debió haberse practicado está ligado a la declaración de las rentas que no han sido objeto de retención, al tiempo de presentar la correspondiente autoliquidación. De esta forma se excluye a contribuyentes:

      
  1. Que no han declarado las rentas en cuestión e instan la deducción de las retenciones no practicadas.

  2.   
  3. Que consecuencia de actuaciones de la Administración regularizan su situación tributaria incluyendo en la base imponible del impuesto rentas no declaradas y "aprovechan" para deducir las retenciones no practicadas.

  4.   
  5. ...

Que no se haya retenido por causa imputable exclusivamente al retenedor.


    Así queda recogido en el apartado 5 del artículo 99 de la Ley 35/2006 del IRPF, cuando establece que:


(...) 5. El perceptor de rentas sobre las que deba retenerse a cuenta de este impuesto computará aquéllas por la contraprestación íntegra devengada.

    Cuando la retención no se hubiera practicado o lo hubiera sido por un importe inferior al debido, por causa imputable exclusivamente al retenedor u obligado a ingresar a cuenta, el perceptor deducirá de la cuota la cantidad que debió ser retenida.
(...)


    Básicamente esta redacción nace del principio de autonomía de las obligaciones tributarias para mostrar que la conducta o comportamiento que haya seguido el retenedor no puede condicionar la liquidación del impuesto del retenido.

Recuerde que:

Nadie puede beneficiarse de su propio incumplimiento (Art. 7.2 del Código Civil)
    Ahora bien, cuando el defecto en la práctica de la  retención quepa imputarla al retenido (aún a título de corresponsabilidad), no operará lo dispuesto por el artículo 99.5, debiendo el contribuyente autoliquidar el IRPF atendiendo a las retenciones efectivamente practicadas.
  
    Para sustentar esta justificación el TEAC se "apoya" en distintas Sentencias de la Audiencia Nacional y el propio Tribunal Supremo (Sala de lo contencioso AN recurso 88/2018 de 9 de junio de 2021, AN recurso 1131/2018 de 23 de diciembre de 2021, AN recurso 395/2017 de 11 de marzo de 2020, AN recurso 378/2019 de 23 de febrero de 2022, etc.)

Consecuencias para el Retenedor (empresario).



    La consecuencia directa de uno de los requisitos requeridos por la Administración tributaria para permitir esta deducción de retenciones no practicadas, concretamente que el derecho se ejercite en la propia autoliquidación en la que el perceptor haya declarado el rendimiento íntegramente percibido, traerá como efecto directo para el retenedor (empresario) que no ha "cumplido correctamente con su obligación de retener", un requerimiento de la AEAT para que regularice las cantidades no retenidas correctamente y que el "retenido" se ha deducido en su renta ejerciendo el derecho al que nos hemos referido en el artículo 99.5 de la LIRPF.

    En estos casos, si ponemos como ejemplo la retribución de rendimientos del trabajo, salvo que dispongamos de un Modelo 145 "Comunicación de Datos al pagador" donde se certifique por el trabajador unas condiciones personales que justifiquen la retención que la empresa (retenedor) le ha practicado, la entidad deberá asumir las consecuencias tributarias de una retención mal practicada.


Legislación



Artículo 99 Ley 35/2006 del IRPF. Obligación de practicar pagos a cuenta.

Jurisprudencia



Resolución nº 00219/2019 del TEAC. Retención no practicada.





Siguiente: Consulta Vinculante V1195-22. No declaración en el IRPF de los intereses de demora abonados por la AEAT en devolución de ingresos indebidos.

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos