Consulta IS. Deducción por inversiones en libros

Nº. CONSULTA
0026-04

ORGANO
SG de Impuestos sobre las Personas Jurídicas

FECHA SALIDA
14/01/2004

NORMATIVA
Ley 43/1995 art. 32-1 y 35-3



DESCRIPCION

La consultante es una sociedad dedicada a la edición de libros. Durante 2002 ha realizado ventas de libros a clientes en España y en Italia. Lleva una cuenta específica de los resultados de su actividad exportadora.


CUESTION

1. A los efectos de aplicar la bonificación por actividades exportadoras del artículo 32.1 de la LIS, en qué medida es posible incluir los gastos generales de la sociedad para determinar las rentas de dicha actividad.

2. En relación con dicha bonificación, en qué bienes debe materializarse la reinversión de los beneficios obtenidos. En particular, si es posible que dicha reinversión tenga por objeto la adquisición de derechos de autor de otras obras que vayan a ser editadas y vendidas posteriormente.

3. A los efectos de aplicar la deducción por inversiones en la edición de libros del artículo 35.3 de la LIS, qué bienes pueden considerarse como inversiones.


CONTESTACION

1. El artículo 32.1 de la Ley 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto sobre Sociedades (en adelante LIS), establece una bonificación del 99 por 100 de la parte de la cuota íntegra que corresponda a las rentas procedentes de la actividad exportadora de, entre otras, "libros, fascículos y elementos cuyo contenido sea normalmente homogéneo o editado conjuntamente con aquéllos, así como de cualquier manifestación editorial de carácter didáctico (...)".

Pregunta la consultante si es posible incluir dentro del concepto de "rentas" no sólo los ingresos y gastos directamente relacionados con la actividad exportadora, sino también una parte de los gastos generales de la empresa que resultan necesarios para su obtención. En este sentido, el término "rentas" de un periodo es un concepto fiscal, que puede identificarse con la base imponible de dicho periodo. Si la entidad tuviera como única actividad la exportadora a que se refiere la bonificación, no puede dudarse que la renta derivada de ella estaría constituida por su base imponible. Y para determinar ésta, habría que tener en cuenta todos los gastos, directos e indirectos.

Siguiendo dicho razonamiento, si la entidad desarrolla otra u otras actividades distintas de la exportadora, habrá gastos comunes a ésta y a las demás; por tanto, para determinar las rentas de la actividad exportadora parece lógico que se permita la inclusión de una parte de los gastos generales en que la sociedad incurre para desarrollar el conjunto de todas sus actividades.

En este mismo sentido, el artículo 180 del derogado Reglamento del Impuesto sobre Sociedades (Real Decreto 2631/1982, de 15 de octubre) establecía que el beneficio procedente de la exportación se determinara mediante una cuenta de resultados separada, cuenta en la que deben figurar los ingresos y gastos necesarios para su obtención; entre los que se encuentran, necesariamente, los generales de la entidad, imputables en la proporción que corresponda, pues no cabe duda que contribuyen a la obtención de los ingresos en la misma forma que los específicos de la actividad exportadora.

Por otra parte, solicita la consultante que se especifique el criterio para la imputación de los gastos generales. No corresponde a este centro directivo determinar tal criterio, ya que es la propia empresa la que debe decidir contablemente cómo hacerlo. A título meramente indicativo, la Ley 41/1998, de 9 de diciembre, del Impuesto sobre la Renta de No Residentes y normas tributarias, establece en su artículo 17, relativo a la determinación de la base imponible de los establecimientos permanentes, que será deducible la parte razonable de los gastos de dirección y generales de administración de la entidad titular que correspondan al establecimiento permanente, siempre que se cumpla, ente otros, el requisito de la racionalidad y continuidad de los criterios de imputación adoptados. Y "se entenderá cumplido el requisito de racionalidad de los criterios de imputación cuando éstos se basen en la utilización de factores realizada por el establecimiento permanente y en el coste total de dichos factores". Y que si no es posible utilizar dicho criterio "la imputación podrá realizarse atendiendo a la relación en que se encuentren alguna de las siguientes magnitudes:

a') Cifra de negocios.
b') Costes y gastos directos.
c') Inversión media en elementos de inmovilizado material afecto a actividades o explotaciones económicas.
d') Inversión media total en elementos afectos a actividades o explotaciones económicas".

2. La segunda cuestión planteada por la consultante, en qué bienes debe materializarse la reinversión de los beneficios obtenidos, debe contestarse conforme al artículo 32.1 de la LIS: "(...)siempre que los beneficios correspondientes se reinviertan en el mismo período impositivo al que se refiere la bonificación o en el siguiente, en la adquisición de elementos afectos a la realización de las citadas actividades o en cualquiera de los activos indicados en los artículos 34 y 35 de esta Ley".

En primer lugar, resulta necesario reseñar que la LIS exige la reinversión, no de las rentas objeto de la bonificación, sino de los beneficios obtenidos como consecuencia de la actividad exportadora.

En segundo lugar, la LIS establece un campo amplio de elementos o activos en los que puede materializarse la reinversión: los que permiten aplicar la propia bonificación por actividades exportadoras del artículo 32.1; las inversiones en actividades de exportación del artículo 34; y las del artículo 35.

En este sentido, los derechos de autor de otras obras sí que pueden ser objeto de la reinversión, en la medida en que tengan cabida dentro de los artículos anteriores. No obstante, de su análisis únicamente parece posible en dos casos. El primero sería su afectación a la propia actividad exportadora. En este sentido, si los derechos de autor tienen por objeto una obra cuyos ejemplares no son exportados, dichos derechos no podrían considerarse como un activo afecto a la actividad exportadora. El segundo caso sería el que regula la deducción por inversiones en la edición de libros del artículo 35.3, que es objeto de la siguiente cuestión planteada.

3. En cuanto a los bienes a que se refiere la deducción regulada en el artículo 35.3 de la LIS, éste establece de forma expresa "las inversiones en la edición de libros que permitan la confección de un soporte físico, previo a su producción industrial seriada, (...)".

La edición de los libros, como indica la consultante, supone incurrir en una serie de costes hasta conseguir el soporte que permita la reproducción industrial seriada de una obra. Por tanto, todos esos costes formarán parte del valor del inmovilizado inmaterial que engloba la inversión necesaria para llevar a cabo el proyecto de la edición del libro, siendo ésta la base de la deducción.

Si la sociedad adquiere los derechos de autor de una obra que va a editar, tales derechos formarán parte, a su vez, de dicho inmovilizado inmaterial.

En todo caso, debe indicarse que no formará parte de la base de deducción la parte de la inversión financiada con subvenciones, según establece el apartado 8 del artículo 35, ni tampoco aquella que constituya materialización de la reinversión de las rentas bonificadas a que se refiere el artículo 32.1 de la LIS.

Accede al resto del contenido aquí

Siguiente: Consulta IS. Reparto de dividendos

Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de RCR. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.

Comparte sólo esta página:

Síguenos

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información