Acceso Usuarios
Regístrate Gratis
SuperContable
Inicio Documentos Comentarios
La reforma del sistema de protección por desempleo de los trabajadores autónomos por la Ley 35/2014, de 26 de diciembre (II)

Segunda parte del Comentario en el que analizamos el régimen legal de la protección por desempleo de los trabajadores autónomos, tras las reformas efectuadas por la Ley 35/2014, de 26 de diciembre.

Solicitud y nacimiento del derecho a la protección por cese de actividad

La solicitud de prestación debe realizarse a la misma Mutua Colaboradora con la Seguridad Social a la que se encuentren adheridos el reconocimiento del derecho a la protección por cese de actividad.

Respecto de los trabajadores por cuenta propia que no se encuentren adheridos a una Mutua, será de aplicación lo establecido en la disposición adicional cuarta, es decir, la tramitación de la solicitud y la gestión de la prestación por cese de actividad corresponderá:

  1. En el ámbito del Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores del Mar, al Instituto Social de la Marina.

  2. En el ámbito del Régimen Especial de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos, al Servicio Público de Empleo Estatal.

Si el derecho es reconocido, la prestación económica se percibirá a partir del primer día del segundo mes siguiente a aquel en que se produjo el cese de actividad.

Si se trata de un trabajador autónomo económicamente dependiente, no podrá tener actividad con otros clientes a partir del día en que inicie el cobro de la prestación.

La prestación por cese de actividad se podrá solicitar hasta el último día del mes siguiente al que se produjo el cese de actividad. En caso de presentación de la solicitud una vez transcurrido este plazo, y siempre que el trabajador autónomo cumpla con el resto de requisitos legalmente previstos, se descontarán del período de percepción los días que medien entre la fecha en que debería haber presentado la solicitud y la fecha en que la presentó.

Además, una vez reconocida la prestación, el órgano gestor se hará cargo de la cuota de Seguridad Social a partir del mes inmediatamente siguiente al del cese de actividad, siempre que se hubiere solicitado en el plazo señalado anteriormente. En otro caso, el órgano gestor se hará cargo a partir del mes siguiente al de la solicitud.

Cuando el trabajador autónomo económicamente dependiente haya finalizado su relación con el cliente principal, en el supuesto de que, en el mes posterior al hecho causante, tuviera actividad con otros clientes, el órgano gestor estará obligado a cotizar a partir de la fecha de inicio de la prestación.

La duración de la prestación dependerá de los períodos de cotización efectuados dentro de los cuarenta y ocho meses anteriores a la situación legal de cese de actividad de los que, al menos, doce deben ser continuados e inmediatamente anteriores a dicha situación de cese. Así:

• Entre 12 y 17 meses de cotización: 2 meses de prestación

• Entre 18 y 23 meses de cotización: 3 meses de prestación

• Entre 24 y 29 meses de cotización: 4 meses de prestación

• Entre 30 y 35 meses de cotización: 5 meses de prestación

• Entre 36 y 42 meses de cotización: 6 meses de prestación

• Entre 43 y 47 meses de cotización: 8 meses de prestación

• De 48 en adelante: 12 meses de prestación.

Y conforme a la disposición adicional cuarta, párrafo segundo, de la Ley 20/2007, de 11 de julio, del Estatuto del Trabajo Autónomo, en los casos de trabajadores autónomos entre los 60 años y la edad en que se pueda causar derecho a la pensión de jubilación, se incrementa la duración de la prestación, que será la que se indica en la siguiente tabla:

• Entre 12 y 17 meses de cotización: 2 meses de prestación

• Entre 18 y 23 meses de cotización: 4 meses de prestación

• Entre 24 y 29 meses de cotización: 6 meses de prestación

• Entre 30 y 35 meses de cotización: 8 meses de prestación

• Entre 36 y 42 meses de cotización: 10 meses de prestación

• Entre 43 en adelante: 12 meses de prestación.

El trabajador autónomo al que se le hubiere reconocido el derecho a la protección económica por cese de actividad podrá volver a solicitar un nuevo reconocimiento, siempre que concurran los requisitos legales y hubieren transcurrido dieciocho meses desde el reconocimiento del último derecho a la prestación.

A los efectos de determinación del período de cotización a que nos hemos referido anteriormente es importante señalar que:

• Se tendrán en cuenta exclusivamente las cotizaciones por cese de actividad efectuadas al Régimen Especial correspondiente.

• Se tendrán en cuenta las cotizaciones por cese de actividad que no hubieren sido computadas para el reconocimiento de un derecho anterior de la misma naturaleza.

• Los meses cotizados se computarán como meses completos.

• Las cotizaciones que generaron la última prestación por cese de actividad no podrán computarse para el reconocimiento de un derecho posterior.

• En el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, los períodos de veda obligatoria aprobados por la autoridad competente no se tendrán en cuenta para el cómputo del período de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese de actividad, siempre y cuando en esos períodos de veda no se hubiera percibido la prestación por cese de actividad.

Respecto de la cuantía de la prestación económica, la base reguladora será el promedio de las bases por las que se hubiere cotizado durante los doce meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese.

En el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar la base reguladora se calculará sobre la totalidad de la base de cotización por esta contingencia, sin aplicación de los coeficientes correctores de cotización, y además, los períodos de veda obligatoria aprobados por la autoridad competente no se tendrán en cuenta para el computo del período de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores a la situación legal de cese de actividad, siempre y cuando en esos períodos de veda no se hubiera percibido la prestación por cese de actividad.

La cuantía de la prestación, durante todo su período de disfrute, se determinará aplicando a la base reguladora el 70 %.

La cuantía máxima de la prestación por cese de actividad será del 175 % del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples, salvo cuando el trabajador autónomo tenga uno o más hijos a su cargo; en tal caso, la cuantía será, respectivamente, del 200 % o del 225 % de dicho indicador.

La cuantía mínima de la prestación por cese de actividad será del 107 % o del 80 % del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples, según el trabajador autónomo tenga hijos a su cargo, o no.

A efectos de calcular las cuantías máxima y mínima de la prestación por cese de actividad, se entenderá que se tienen hijos a cargo, cuando éstos sean menores de veintiséis años, o mayores con una discapacidad en grado igual o superior al treinta y tres por ciento, carezcan de rentas de cualquier naturaleza iguales o superiores al salario mínimo interprofesional excluida la parte proporcional de las pagas extraordinarias, y convivan con el beneficiario.

A los efectos de la cuantía máxima y mínima de la prestación por cese de actividad, se tendrá en cuenta el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples mensual, incrementado en una sexta parte, vigente en el momento del nacimiento del derecho.

Suspensión de la prestación

La prestación se suspenderá en los siguientes casos:

• Durante el período que corresponda por imposición de sanción por infracción leve o grave, en los términos establecidos en la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social.

• Durante el cumplimiento de condena que implique privación de libertad.

• Durante el período de realización de un trabajo por cuenta propia o por cuenta ajena, salvo que sea por un tiempo igual o superior a 12 meses, que dará lugar a la extinción.

La suspensión implica no sólo la interrupción del abono de la prestación económica sino también de la cotización.

La prestación se reanudará por solicitud del interesado, siempre que acredite que ha finalizado la causa de suspensión y que se mantiene la situación legal de cese de actividad.

El derecho a la reanudación nacerá a partir del término de la causa de suspensión, siempre que se solicite en el plazo de los quince días siguientes.

El reconocimiento de la reanudación dará derecho al disfrute de la correspondiente prestación económica pendiente de percibir, así como a la cotización, a partir del primer día del mes siguiente al de la solicitud de la reanudación.

Extinción del derecho a la protección

La prestación se extingue:

• Por agotamiento del plazo de duración de la prestación.

• Por imposición de sanciones en los términos establecidos en la Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social.

• Por realización de un trabajo por cuenta ajena o propia durante un tiempo igual o superior a 12 meses, siempre que genere derecho a la protección por cese de actividad como trabajador autónomo.

• Por cumplimiento de la edad de jubilación ordinaria o, en el caso de los trabajadores por cuenta propia encuadrados en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, edad de jubilación teórica, salvo cuando no se reúnan los requisitos para acceder a la pensión de jubilación contributiva. En este supuesto la prestación por cese de actividad se extinguirá cuando el trabajador autónomo cumpla con el resto de requisitos para acceder a dicha pensión o bien se agote el plazo de duración de la protección.

• Por reconocimiento de pensión de jubilación o de incapacidad permanente.

• Por traslado de residencia al extranjero.

• Por renuncia voluntaria al derecho.

• Por fallecimiento del trabajador autónomo.

Cuando el derecho a la prestación se extinga realización de un trabajo por cuenta ajena o propia durante un tiempo igual o superior a 12 meses, el trabajador autónomo podrá optar, en el caso de que se le reconozca una nueva prestación, entre reabrir el derecho inicial por el período que le restaba y las bases y tipos que le correspondían, o percibir la prestación generada por las nuevas cotizaciones efectuadas. Cuando el trabajador autónomo opte por la prestación anterior, las cotizaciones que generaron aquella prestación por la que no hubiera optado no podrán computarse para el reconocimiento de un derecho posterior.

Incompatibilidad de la prestación

La prestación es incompatible con el trabajo por cuenta propia, aunque su realización no implique la inclusión obligatoria en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos o en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, así como con el trabajo por cuenta ajena.

La incompatibilidad con el trabajo por cuenta propia tiene como excepción los trabajos agrarios sin finalidad comercial en las superficies dedicadas a huertos familiares para el autoconsumo, así como los dirigidos al mantenimiento en buenas condiciones agrarias y medioambientales previsto en la normativa de la Unión Europa para las tierras agrarias. Esta excepción abarcará también a los familiares colaboradores incluidos en el Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores Autónomos que también sean perceptores de la prestación económica por cese de actividad.

También es incompatible con pensiones o prestaciones de carácter económico del sistema de la Seguridad Social, salvo que éstas hubieran sido compatibles con el trabajo que dio lugar a la prestación por cese de actividad, o las que pudieran regularse en el futuro con carácter estatal.

Por lo que se refiere a los trabajadores por cuenta propia incluidos en el Régimen Especial de los Trabajadores del Mar, la prestación será incompatible con la percepción de las ayudas por paralización de la flota.

LIBROS GRATUITOS

ContaSOL

FactuSOL

NominaSOL

Descárgalo con una semana
de soporte gratuito

Contables

Fiscales

Laborales

Cuentas anuales

Bases de datos

Quiénes somos

Política protección de datos

Contacto

Email

Foro SuperContable

Asociación española de consultores de empresa

AECA

logoRCR

Copyright RCR Proyectos de Software. Reservados todos los derechos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información