Acceso Usuarios
Regístrate Gratis
SuperContable
Inicio Documentos Comentarios
Requisitos de la causa de despido objetivo por faltas de asistencia, aun justificadas, del trabajador

Dentro de las distintas causas objetivas de despido, el Art. 52 del Estatuto de los Trabajadores contempla la posibilidad de llevar a cabo un despido motivado en las faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas, del trabajador, siendo ésta una de las modalidades de despido afectadas por la Reforma Laboral y que más polémica ha suscitado.

Así, el citado Art. 52 del Estatuto de los Trabajadores señala, en su letra d), que el contrato de trabajo podrá extinguirse:

"d) Por faltas de asistencia al trabajo, aun justificadas pero intermitentes, que alcancen el veinte por ciento de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos siempre que el total de faltas de asistencia en los doce meses anteriores alcance el cinco por ciento de las jornadas hábiles, o el veinticinco por ciento en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses.

No se computarán como faltas de asistencia, a los efectos del párrafo anterior, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda.

Tampoco se computarán las ausencias que obedezcan a un tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave." .

Esta modalidad de despido objetivo existía ya, y apenas era utilizada, pero, como decímos, tras el cambio de su redacción por la reforma laboral de 2012, se ha convertido en una de las cuestiones más polémicas de la citada reforma; tanto que ya se discutía su modificación durante la tramitación parlamentaria de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados.

En consecuencia, y como puede verse, las faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, permiten acudir a esta modalidad de despido, pero siempre que se cumplan determinadas condiciones. Así, dichas faltas de asistencia tienen que alcanzar el 20 % de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos (es decir, unos 9 días), o el 25 % en cuatro meses discontinuos (unos 21 días) dentro de un periodo de doce meses.

Pero ese porcentaje de faltas de asistencia no es el único requisito que debe tenerse en cuenta a la hora de valorar si concurre esta causa de despido porque el propio Art. 52 del Estatuto de los Trabajadores establece una serie de criterios para saber qué ausencias del trabajador computan a efectos de este despido y cuáles no.

Así, según la norma, no se tendrán en cuenta como faltas de asistencia, a los efectos de este despido, las ausencias debidas a huelga legal por el tiempo de duración de la misma, el ejercicio de actividades de representación legal de los trabajadores, accidente de trabajo, maternidad, riesgo durante el embarazo y la lactancia, enfermedades causadas por embarazo, parto o lactancia, paternidad, licencias y vacaciones, enfermedad o accidente no laboral cuando la baja haya sido acordada por los servicios sanitarios oficiales y tenga una duración de más de veinte días consecutivos, ni las motivadas por la situación física o psicológica derivada de violencia de género, acreditada por los servicios sociales de atención o servicios de Salud, según proceda, así como consecuencia del tratamiento médico de cáncer o enfermedad grave.

Por tanto, dentro del porcentaje necesario para que concurra esta causa de despido no puede computarse ninguna ausencia que venga motivada por las circunstancias fijadas en el párrafo anterior, porque, de ser así, el despido podría ser declarado improcedente o, en su caso, nulo.

Como ya hemos avanzado, la redacción de esta causa es una de las novedades de la reforma laboral de 2012; por lo que, por el momento, no existe una base jurisprudencial que permita conocer la interpretación que los tribunales harán de la aplicación de esta causa, pero lo que está claro es que la reforma laboral tiende a incentivar su aplicación como mecanismo para combatir el absentismo laboral de pocos días, mediante el cual algunos trabajadores, sin llegar a causar baja, no asisten a trabajar, por motivos médicos que muchas veces no se justifican, o se justifican sólo mediante partes de asistencia a la consulta del médico de familia.

Por tanto, habrá que esperar a los pronunciamientos de los tribunales sobre cómo debe aplicarse e interpretarse esta causa de despido.


Departamento Jurídico de RCR Proyectos de Software.

LIBROS GRATUITOS

ContaSOL

FactuSOL

NominaSOL

Descárgalo con una semana
de soporte gratuito

Contables

Fiscales

Laborales

Cuentas anuales

Bases de datos

Quiénes somos

Política protección de datos

Contacto

Email

Foro SuperContable

Asociación española de consultores de empresa

AECA

logoRCR

Copyright RCR Proyectos de Software. Reservados todos los derechos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información