Advertisement
Inicio Documentos Comentarios
Reducción de la sanción por conformidad con la Cuota y disconformidad con la liquidación de los intereses de Demora.

La Agencia Tributaria viene publicando, regularmente, criterios de carácter general en la aplicación de los tributos, y dedicamos el presente artículo a “refrescar” la NOTA 2/11, de 1 de febrero de 2011, pues de todos los profesionales dedicados al ámbito fiscal es sabido que en los últimos tiempos se han incrementado, notoriamente, las liquidaciones realizadas por la Administración Tributaria en la aplicación de diferentes tributos, considerando que esta NOTA 2/11, puede ser de utilidad en algunos de los casos acontecidos.

Y comenzamos la síntesis de la referida NOTA por la conclusión: “… procederá la aplicación de la reducción de la sanción del 30% cuando el obligado tributario da su conformidad a la liquidación de la totalidad de la cuota, aunque haya prestado su disconformidad a la liquidación de los intereses de demora.…”

Efectivamente, la NOTA 2/11 nace a colación de un caso real planteado en la Oficina Técnica de la Dependencia de Control Tributario y Aduanero de la Delegación Central de Grandes Empresas.

Se fundamenta en los artículos 187 y 188 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria. En concreto, el apartado 1 del artículo 187 de la LGT, en su apartado d) expresa:

            “d) Acuerdo o conformidad del interesado. (...) En el procedimiento de inspección se aplicará este criterio de graduación cuando el obligado tributario suscriba un acta con acuerdo o un acta de conformidad.  Cuando concurra esta circunstancia, la sanción que resulte de la aplicación de los criterios previstos en los párrafos anteriores de este apartado se reducirá de acuerdo con lo dispuesto en el artículo siguiente”.

El artículo 188.1.b) es el que señala la reducción referida fijándola en “…un 30 por ciento en los supuestos de conformidad…”

Al mismo tiempo, la NOTA 2/11, trae el Reglamento General del Régimen Sancionador Tributario (RD 2063/2004), en su artículo 7 donde dice:

             “…2. En los procedimientos de inspección, se entenderá otorgada la conformidad cuando el obligado tributario suscriba un acta de conformidad o cuando, una vez el inspector-jefe haya rectificado la propuesta de regularización contenida en un acta, el obligado tributario manifieste su conformidad con la nueva propuesta contenida en el acuerdo de rectificación en el plazo concedido al efecto…”,

para justificar, por comparativa con la anterior regulación (RD 1930/1998), que mientras en la anterior normativa, ésta hablaba de “…conformidad con la propuesta de regularización de su situación tributaria que se les formule relativa a la cuota tributaria, recargos e intereses de demora…”, en la normativa en vigor, como ya hemos comprobado no exige para la aplicación de la reducción por conformidad que la conformidad se extienda también a la liquidación de los intereses de demora, bastando con que se suscriba acta de conformidad y así lo establecen distintas Resoluciones del TEAC mencionadas en la NOTA tratada.

Así nos encontraríamos ante una CONFORMIDAD PARCIAL de un acta a ingresar. De ésta se derivarían dos actas: una con conformidad y otra con disconformidad (ésta referida a los intereses de demora). Y es aquí, en este punto, donde encontramos el párrafo que da sentido a la NOTA 2/11 y consecuentemente de la que se extrae la conclusión de la misma, expresado en el siguiente literal:

             “…En los supuestos de conformidad parcial puede ocurrir que el acta de conformidad se refiera a la parte de la regularización en la que se aprecia culpabilidad en la conducta del obligado tributario y sobre la que se tramitará la correspondiente sanción, mientras que el resto de la regularización se considere que no es objeto de sanción (por ejemplo, por tratarse de una interpretación incorrecta pero razonable de la normativa tributaria). En estos casos, aun existiendo disconformidad en relación con parte de la regularización, se aplica la reducción de la sanción por conformidad sobre la totalidad de la sanción. Ello se debe a que la parte de la regularización sobre la que se ha prestado la conformidad es aquella sobre la que se deriva la sanción correspondiente. Luego, el que no se haya prestado conformidad en relación con la parte de la regularización de la que no se deriva sanción no afecta a la aplicación de la reducción por conformidad…”.

Esperemos que este comentario-síntesis sirva a nuestros lectores.


Departamento Jurídico de Supercontable.com

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información