Advertisement
Inicio Documentos Comentarios
Procedimiento de Devolución según la normativa propia de cada Tributo.

Vamos a dedicar este Comentario a analizar el Procedimiento de devolución según la normativa propia de cada tributo, que se encuadra en la Ley General Tributaria (LGT) dentro de los Procedimientos de Gestión de Tributos.

Características generales

La Administración no inicia el procedimiento, el cual se inicia por la presentación por el contribuyente, de una autoliquidación, solicitud o comunicación de datos.

La Administración Tributaria debe efectuar la devolución que proceda de acuerdo con la normativa de cada tributo (ART-24-LGT), es decir, se procederá a la devolución de las cantidades ingresadas o soportadas debidamente como consecuencia de la aplicación de la normativa propia de cada tributo (ART-31-LGT).

Se trata de aquellos supuestos en los que no existe ingreso indebido previo, pero el obligado tributario tiene derecho a la devolución de ciertas cantidades derivadas de la técnica propia de aplicación del tributo.

Devoluciones pueden producirse tanto en el IVA y en IRPF como en SOCIEDADES; por lo que habrá que estar a la normativa propia de cada tributo.

El ART-122-RGTO establece dos supuestos distintos en los que se puede producir la devolución en atención al origen de la misma:

1) Las devoluciones generadas por el hecho de que el obligado tributario ha ingresado en exceso, pero de forma debida, como consecuencia de la aplicación de la legislación propia de cada tributo.

2) La existencia de abonos a cuenta que la Administración realiza como anticipos de deducciones a practicar sobre el Tributo. (Sería el caso previsto para las deducciones por maternidad (ART-81-LIRPF) y por familia numerosa o personas con discapacidad a cargo (ART-81 bis-LIRPF): si se percibe como anticipo no se minora de la cuota diferencial. Su abono anticipado se solicita con la presentación del modelo 140 y 143, respectivamente).

Plazo de Devolución

La devolución se ha de efectuar en el plazo fijado en las normas reguladoras de cada tributo, que en todo caso no puede superar los 6 MESES.

El plazo comienza a contarse desde la finalización del plazo previsto para la presentación de la autoliquidación, conforme al ART-125-LGT, salvo en el caso de autoliquidaciones extemporáneas, en el que se computa a partir del momento en el que se presente dicha autoliquidación (siempre que no haya prescrito el derecho a solicitar la devolución derivada de la normativa propia del tributo de que se trate).

En caso de solicitudes o comunicaciones el plazo que para la devolución será el fijado por la normativa propia de cada tributo sin que sea superior a 6 MESES, el plazo para la práctica de la devolución comienza desde la presentación de la solicitud o desde la finalización del plazo previsto para la presentación de la comunicación de datos (ART-126-LGT).

Interés de demora

Si por causa imputable a la Administración tributaria no se hubiera ordenado el pago de la devolución en el plazo aludido, ésta debe abonar el correspondiente interés de demora sin necesidad que el interesado lo solicite.

El ART-125-RGTO del Reglamento General de las actuaciones y los procedimientos de gestión e inspección tributaria establece que los intereses de demora devengados a favor del obligado tributario que la base sobre la que se calcularán tendrá como límite el importe de la devolución solicitada.

Tramitación del procedimiento de devolución

Recibida la autoliquidación, solicitud o comunicación de datos, la Administración, realizará un examen de carácter formal. El examen tiene por objeto verificar que no existan errores materiales o formales a partir de la documentación aportada por el contribuyente, así como que no existan discrepancias con los datos o antecedentes que obren en poder de la Administración.

Si todo es correcto automáticamente se reconoce la devolución. Si no existen errores formales se procederá sin más trámite a reconocer la devolución. En caso de defecto formal o error aritmético o otra circunstancia que lo justifique se puede iniciar un procedimiento de verificación de datos, de comprobación limitada o de inspección.

La Administración podrá, para comprobar la devolución solicitada, realizar requerimientos al obligado tributario cuando la autoliquidación, solicitud o comunicación presentada no reúna los requisitos o no se aporten los documentos exigidos por la norma aplicable. En este caso estaríamos ante la subsanación de devolución al amparo de lo previsto en el artículo 68 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Terminación del procedimiento

El procedimiento de devolución, según el ART-127-LGT, termina por:

- Acuerdo de reconocimiento de la devolución solicitada.

Ello tiene lugar cuando el importe de la devolución solicitada por el obligado tributario coincide con el importe que reconozca la Administración.

Según el ART-125-RGTO no es necesario realizar la notificación formal del acuerdo; el mismo se entiende notificado por la recepción de la transferencia bancaria o, en su caso, del cheque. Ahora bien, en el supuesto en los que la devolución aún reconocida no se ejecuta efectivamente por haber sido retenida cautelarmente por la Administración, sí debe notificarse el acuerdo de devolución junto con la adopción de la medida cautelar.

El reconocimiento de la devolución solicitada no impide la posterior comprobación de la obligación tributaria a través del correspondiente procedimiento de comprobación e investigación.

- Caducidad, cuando se haya producido la paralización del expediente por causa imputable al obligado tributario, conforme al apartado 3 del ART-104-LGT.

El vencimiento del plazo máximo establecido en la normativa de cada tributo para la devolución sin haberse notificado resolución expresa producirá los efectos que establezca su normativa reguladora. En defecto de dicha regulación, los interesados podrán entender estimadas sus solicitudes por silencio administrativo.

Cuando se produzca la paralización del procedimiento por causa imputable al obligado tributario la Administración le advertirá, que transcurridos tres meses, podrá declarar la caducidad del mismo.

NOTA: La Dirección General De Tributos, matizó en resolución de 19/09/2005 que transcurrido el plazo de 6 meses sin que se haya practicado la devolución solicitada o acordada la devolución que la Administración considere procedentes, el obligado tributario adquiere un crédito frente a la Administración tributaria por el importe de la devolución solicitada inicialmente, con independencia de las ulteriores liquidaciones que puedan practicarse.

- Inicio de un procedimiento de verificación de datos, de comprobación limitada o de inspección.

Es necesario que la comunicación de inicio de los citados procedimientos sea anterior al final del plazo establecido para la terminación del procedimiento de devolución, pues si no éste habría caducado y estaríamos a los efectos del incumplimiento de plazos en relación con la solicitud de devolución.

Si iniciado cualquiera de los procedimientos anteriores, la Administración acuerda la devolución conforme al ART-125-RGTO, deberá satisfacer intereses de demora de acuerdo con lo dispuesto en el Artículo 31.2 LGT, es decir, se devengarán desde la finalización del plazo fijado en las normas reguladoras de cada tributo para la devolución, y en todo caso el plazo de 6 meses, hasta la fecha en que se ordene el pago de la devolución, sin contar las dilaciones en el procedimiento por causa no imputable a la Administración.


Departamento Jurídico de Supercontable.com

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información