¿Qué Necesitas?

Inicio > Morosidad > Combatir la Morosidad
 La conciliación

Otra vía para reclamar de forma amistosa una deuda es la Conciliación. La Conciliación se puede definir como un medio de solución extrajudicial de los conflictos; y cuenta ya con larga tradición en nuestro derecho. Se encuentra regulada en los Arts. 460 a 480 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1981, que se mantienen en vigor, a pesar de haber sido derogada la práctica totalidad de esta Ley por la nueva Ley de Enjuiciamiento Civil de 1/2000, de 7 de Enero; y hasta tanto no se apruebe una nueva ley que regule esta materia.

La Conciliación, a los efectos que aquí nos interesan, consiste básicamente en promover la realización de un intento de acuerdo entre las partes, acreedor y deudor, que permita poner fin al conflicto o desencuentro que existe entre ellas; que no es otro que la reclamación de pago por el acreedor y la negativa, ya sea expresa o tácita, a efectuarlo por parte del deudor.

Este intento de acuerdo, a pesar de ser un modo extrajudicial de resolución de conflictos, se realiza ante los Jueces de Primera Instancia, o de Paz del domicilio y, en su defecto, los de la residencia del demandado, que serán, según precisa el artículo. 463 de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881, “... los únicos competentes para conocer de los actos de conciliación.” y añade este precepto; “Si el demandado fuere persona jurídica serán, asimismo, competentes los del lugar del domicilio del demandante siempre que en éste radique delegación, sucursal u oficina abierta al público y sin perjuicio de la adecuada competencia que resulte para caso de posterior litigio.”

Las partes, por tanto, acuden al Juez, pero no para solicitarle que resuelva a favor de una de ellas y condene a la contraria, sino para que haga una labor de mediación, actuando como un amigable componedor, e intente acercar las posturas de las partes con el fin de que lleguen un acuerdo; sin necesidad de acudir a un procedimiento judicial.

La Conciliación, al igual que decíamos del requerimiento de pago, es una forma de reclamación que puede utilizarse para cualquier tipo de deuda, independientemente del documento en el que conste acreditada y de la cuantía de la misma.

Por lo que se refiere al funcionamiento de la Conciliación, lo primero que interesa señalar es que no requiere la intervención de Abogado/a y Procurador/a, con lo que cualquier empresario o profesional puede iniciar los trámites por si mismo/a. Ello supone también un coste inferior al de un procedimiento judicial. Además, la Conciliación puede solicitarse por una sola de las partes, obligando con ello a la otra a comparecer, a diferencia de lo que acontece con el Arbitraje, que sí requiere un compromiso previo y voluntario de ambas partes de someterse al Arbitraje en caso de conflicto.

La Conciliación se inicia con la presentación ante el Juez competente de la denominada “Papeleta de Conciliación”, que no es otra cosa que una solicitud en que deben constar, según señala el artículo 465 de la Ley, todos los datos (datos personales, profesión y domicilios) de las dos partes, acreedor y deudor, la petición o reclamación que se realiza, la fecha y la firma del solicitante. Este mismo artículo indica que se presentarán tantas copias como personas a las que se dirija solicitud de conciliación y una más, que quedará en posesión del Juzgado.

El Juzgado, una vez reciba la “Papeleta de Conciliación”, fijará un día y una hora para que tanto acreedor como deudor comparezcan ante el Juez. Lla fecha de esta comparecencia debe estar, conforme precisa el Artículo 466 de la Ley, entre las 24 horas y los ocho días siguientes al día en que se presentase la solicitud.

La Ley, de conformidad con el artículo 469, obliga a las partes a comparecer ante el Juez el día y hora fijados.

Y es a partir de este momento, una vez fijada la comparecencia, cuando pueden producirse varias situaciones. Si una de las partes no acude a la comparecencia y no da razones de por qué no acude, el Juez declarará que la conciliación se ha intentado sin efecto; e impondrá las costas que implique este acto al que no comparezca; pues así lo establece el Art. 469, antes mencionado. en consecuencia, y por lo que a nosotros nos interesa, desde este momento, si es el deudor el que no comparece, queda abierta la posibilidad de acudir ya a un proceso judicial para reclamar la deuda.

Si acuden las dos partes, se celebrará el acto conforme a lo establecido en el artículo 471 de la Ley. El Juez dará la palabra a una y otra, para que expliquen el acreedor cuál es su reclamación y el deudor las razones por las que no hace frente a la misma. El Juez, una vez escuchadas las dos intervenciones, intentará acercar las posturas de las partes para que lleguen a un acuerdo que resuelva el conflicto.

Si no se logra ese acuerdo, el Juez declarará la conciliación intenta sin efecto; quedando igualmente abierta la posibilidad de acudir al proceso judicial para reclamar la deuda.

Si se lograse el acuerdo, el mismo se reflejará por escrito en el acta de la conciliación y tendrá los mismos efectos que si de una sentencia judicial se tratase; por lo que, si el obligado a cumplirlo no lo hiciese, podrá exigirse la ejecución forzosa del mismo. Así, el artículo 476 de la Ley señala que “ Lo convenido por las partes en acto de conciliación se llevará a efecto por el mismo Juez ante el que se celebró, por los trámites establecidos para la ejecución de las sentencias dictadas en juicio verbal, cuando se trate de asuntos de la competencia del propio Juez.

En los demás casos tendrán el valor y eficacia de un convenio consignado en documento público y solemne.”

Por último, la ley establece en su artículo 477 que “Contra lo convenido en acto de conciliación podrá ejercitarse la acción de nulidad por las causas que invalidan los contratos.

La demanda ejercitando dicha acción deberá interponerse ante el Juez competente, dentro de los quince días siguientes a la celebración del acto y se sustanciará por los trámites del juicio declarativo que corresponde a su cuantía.”

En este apartado encontrará un modelo de formulario para redactar una Papeleta de Conciliación.

Copyright RCR Proyectos de Software. Reservados todos los derechos.
Quiénes somos I Política protección de datos I Contacto I Email
Pulsa en 'Me gusta'

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información