Acceso Usuarios
Regístrate Gratis
SuperContable
Advertisement
Advertisement
Inicio > Morosidad
  ¿Cómo combatir la morosidad?

Ante una situación de morosidad, hay que actuar con rapidez y ponerse en manos de los mejores profesionales. Ellos son la mejor opción para gestionar el cobro a los morosos, tienen un mayor conocimiento de la problemática legal y cuentan con los métodos más eficaces a la hora de conseguir el cobro de las deudas. No obstante en SuperContable, hemos decidido crear esta sección para que cualquier interesado pueda conocer de una forma general y aproximada, los aspectos más relevantes y las distintas fases que caracterizan el proceso de recobro de impagados, que exponemos a más adelante.

A veces, ni siquiera la mejor de las políticas de gestión de riesgos y cobros resulta suficiente para evitar la aparición de clientes morosos. La morosidad, lejos de ser un mal aislado, constituye uno de los virus endémicos en el ámbito de la economía de las empresas, más fruto de las imperfecciones estructurales del sistema, que de la confluencia coyuntural de factores favorables a su crecimiento y durabilidad.

Como quiera que sea, se trata de un fenómeno que ha estado y seguirá estando presente en las cuentas de la mayoría de las empresas, con lo que la posición más realista que se puede adoptar en este sentido no consiste en intentar alcanzar la deseable cuota 0% de morosos, sino en reducir dicho porcentaje hasta minimizarlo, haciendo hincapié en la importancia de una adecuada política de prevención, aspecto que ha sido desarrollado anteriormente de forma extensa en el decálogo de prevención contra la morosidad de SuperContable.

Tras esta reflexión, procederemos a exponer algunas de las cuestiones más relevantes a la hora de conseguir que un cliente moroso haga frente a las obligaciones contraídas con la empresa acreedora.

1. Actuación inmediata.

La morosidad, una vez detectada, requiere una acción firme, no inflexible, pero inmediata, por parte de la empresa acreedora, pues cada día que se retrasa la gestión de cobro, la posibilidad de recobro disminuye y además es necesaria una mayor profesionalidad para llevarla a cabo.

2. Intentar llegar a un acuerdo de modo amistoso.

Se trata de conseguir, en la medida de lo posible, la gestión del recobro de forma amigable. Muchas veces el cliente no tiene intención de retrasarse en el pago, sino que simplemente tiene problemas transitorios de liquidez. Un trato adecuado en el fondo y en las formas puede permitir a la empresa conservar un buen cliente y evitar además molestos trámites judiciales.

Existen diferentes modos de reclamar amistosamente una deuda:

2.1. Requerimiento de pago al deudor.

   2.1.1. Requerimiento de pago con abogado.

   2.1.2. Requerimiento de pago por telegrama.

   2.1.3. Requerimiento de pago al deudor.

2.2. La Conciliación Judicial.

2.3 El Arbitraje.

3. Si no hay acuerdo, ponerse en manos de profesionales.

En el caso de que la vía amistosa haya resultado infructuosa, recurrir a empresas especializadas en el cobro de morosos. Algunas de éstas superan el 80% de efectividad y sus honorarios suelen estar en proporción al importe de la deuda recuperada.

4. Ultima alternativa: inclusión en registro de impagados y recurrir a la vía judicial.

Si no se ha conseguido el cobro de la deuda por ninguno de los cauces anteriores, lo adecuado es incluir al moroso en los registros de impagados (CIRBE, RAI, ASNEF, BADEX CUG...). De esta forma, se limitan las posibilidades de que el moroso pueda obtener un crédito hasta que el mismo haga frente a la cuantía adeudada. Si transcurrido un período de tiempo razonable, el impago persiste, sólo cabe optar por la ejecución de la vía judicial. + info

A continuación, y con la finalidad de simplificar y hacer más práctica esta sección, hemos colocado los enlaces correspondientes a la problemática de la reclamación de la deuda vía judicial, tema ya abordado anteriormente en SuperContable.

4.1. El importe de la deuda no consta acreditada en documento.

   4.1.1. Cuestiones previas.

   4.1.2. El Juicio Declarativo Verbal.

      4.1.2.1. Modelo de Juicio Declarativo Verbal sin procurador.

      4.1.2.2. Modelo normalizado de Juicio Declarativo Verbal

   4.1.3. El Juicio Declarativo Ordinario.

4.2. El importe de la deuda consta acreditada en factura o recibo.

   4.2.1. Proceso Monitorio

      4.2.1.1. Modelo normalizado de petición de Proceso Monitorio

      4.2.1.2. Modelo de petición inicial de Proceso Monitorio

      4.2.1.3. Modelo de oposición al Proceso Monitorio

4.3. El importe de la deuda consta acreditada en documentos cambiarios.

   4.3.1. Aceptados por el deudor

   4.3.2. No aceptados por el deudor

      4.3.2.1. Proceso Monitorio

      4.3.2.2. Juicio Declarativo Verbal

      4.3.2.3. Juicio Declarativo Ordinario

4.4. El importe de la deuda consta documentado en resolución judicial.

   4.4.1. Ejecución dineraria forzosa.

4.5. El importe de la deuda consta documentado en escritura pública o póliza.

   4.5.1. Importe igual o inferior a 300 euros

      4.5.1.1. Proceso Monitorio

      4.5.1.2. Jucio Declarativo Verbal

   4.5.2. Importe superior a 300 euros

 

Advertisement
LIBROS GRATUITOS

Logo Sage

Sage Despachos Connected

Contables

Fiscales

Laborales

Cuentas anuales

Bases de datos

Quiénes somos

Política protección de datos

Contacto

Email

Foro SuperContable

Asociación española de consultores de empresa

AECA

logoRCR

Copyright RCR Proyectos de Software. Reservados todos los derechos.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información